Microrrelato 18.0

           Otra vez las mismas excusas, de nuevo unas disculpas, otro – no volverá a ocurrir -.

            Estaba cansada, dolorida, sin esperanza de recuperar algo que hace ya tiempo se le escapó de entre las manos. Mentalmente agotada, se sentía culpable, y el no compartirlo, sin ella saberlo la estaba minando de forma irreparable, como mujer y como persona.

            Un espejo, testigo omnipresente, le hacía contemplar una realidad ineludible, una marca más que tener que disimular, más mentiras, una muestra de un “te quiero” traducido a modo de puñetazos y patadas.

            – 016, ¿dígame? Tranquila, vamos a ayudarte en todo.-

Anuncios

Relato 63.0

La frontera entre Israel y Jordania, polvorín bélico permanente, no gozaba para la prensa internacional en esos momentos de una importancia relevante, lo que no significara que existía una actividad subyacente e inevitable.

Los servicios de inteligencia de medio mundo se hacían eco de la situación, y eran ellos de manera subterfugia los que mantenían viva la llama del enfrentamiento.

Pozo

Las órdenes eran claras y concisas: neutralizar la actividad hostil y enemiga que en las últimas horas estaba aniquilando los pozos de agua de los territorios jordanos que lindaban con Israel.

Agazapado tras un derruido muro, Josef, vigilante, con prismáticos nocturnos observaba la pequeña explanada donde estaba ubicada la aldea de apenas cuarenta habitantes que debía proteger.

Dos eran los manantiales acuíferos que aquellos aldeanos construyeron con mucho esfuerzo y trabajo años atrás, en pos de una supervivencia difícil, debido al clima y los escasos recursos naturales, y que ahora, para su desconocimiento y posible disgusto y desolación, corrían un grave peligro de ser contaminados.

La oficina de inteligencia trasladó a Josef la información de que existía una probabilidad del noventa y cinco por ciento de que aquella noche, una célula armada del Mossad actuaría en la zona, probabilidad que se constataba en el momento que el agente jordano detectó un grupo de tres hombres merodeando alrededor de uno de los pozos, y no precisamente con la intención aldeana de sacar agua para uso corriente.

Se encontraban a escasos cincuenta metros de su posición. Josef, una vez hubo guardado los prismáticos en su mochila que dejó camuflada bajo unas maderas, se incorporó levemente. La mano izquierda sobre la culata de su 9 milímetros con silenciador, la derecha empuñando su inseparable machete…

Spin-off 17.0 Capítulo 13

Jones agarró los cafés que le sirvió el simpático chico del Starbucks y se dirigió a toda prisa hacia el lugar del crimen. La sesión de ese día con su psicoanalista había sido reparadora, y este, al final le transmitió que su progresos eran muy positivos, y que estaba barajando la posibilidad de ir reduciendo la frecuencia de las citas.

– Bueno, a ver que me encuentro, me da que no va a ser un día fácil.-

Cuando entró en el apartamento donde residía la víctima, encontró a Mark cambiando impresiones con la científica, tomando notas con su diminuto lápiz en su pequeña Moleskine. Diciendo buenos días le acercó uno de los cafés a su compañero, que dándole las gracias fue el único que respondió a su “good morning”.

– Vaya, parece que el CSI está muy concentrado en su trabajo, – dijo un tanto molesta porque no habían advertido su presencia. Se puso los guantes de vinilo, mientras Mark los excusaba por la carga de trabajo, a la vez que la ponía un poco al día con los datos que hasta ese momento barajaba.

– Creo que lo ha vuelto a hacer, me temo que el patrón es el mismo que el de el homicidio de la otra noche en el Soho. Se llamaba Margaret Jacob, de treinta y siete años de edad y vivía sola. Supongo que la asesinaron ayer a última hora, aunque hasta que no nos lo certifique el forense no sabremos la hora exacta.-

– ¿los vecinos oyeron o notaron algo raro? –

– Aún no lo sé. He mandado a los chicos a que indaguen por el edificio. Por cierto, si no te has dado cuenta, el apartamento ocupa toda la planta, por lo que no hay vecinos contiguos. –

– ¿Cómo es qué David no ha llegado todavía? –

– Imagino que por el tráfico, hoy es especialmente caótico. –

A esto que hacía su entrada dando los buenos días. – Disculpad el retraso, pero he cogido un atasco monumental saliendo de casa. –

– No te preocupes David, lo único que tenemos que hacer en todo el día es esperarte. – Le dijo Mark con sarcasmo y esbozando una cómplice sonrisa que el forense le devolvió…

Microrrelato 19.0

     Desde el día que murió no dejó de llover, como si el cielo llorara la pérdida a la vez que lo hacían su familia y amigos.

     Protagonista de un relato dramático para con los suyos, Peter en vida rebosaba felicidad, desprendido y altruista, hacía de ella un jardín idílico donde los problemas se convertían en soluciones, y la tristeza no tenía cabida, salvo que Morfeo sin su permiso le obligara a ello en un momento onírico.

     Quizás, el pronóstico fatal de su enfermedad a sus cuarenta y un años, esperando una muerte precoz, motivaban su actitud, por encima de hechos negativos y circunstancias triviales.

Relato 62.0

Se trataba de un sitio inhóspito, claro que cuando se habla del desierto pocos suelen ser los momentos del día que no lo sea.

Josef se preparaba para lo que venía, una tormenta de arena que no tardaría en llegar, por lo que aseguró los amarres de su pequeña jaima y de su inseparable mehari.

Desierto

Entró en aquella y, tranquilamente se preparó un te mientras esperaba. Después, una vez se lo hubo tomado, como su padre le enseñó, se convirtió en piedra para ahorrar energía y soportar las inclemencias de ese “lugar inhóspito”.

Procedente de una larga estirpe beduina de origen jordano, el gobierno de su país le había encargado la misión de encontrar a un grupo terrorista judío que estaba actuando en la franja fronteriza.

La operación encubierta, era arriesgada y peligrosa, siempre lo es cuando el Mossad está implicado, y es que según la inteligencia jordana, era el propio estado israelí el que estaba financiando las actuaciones del grupo armado.

Esta vez no habían optado por las armas. Su cometido era ir envenenando e inutilizando como fuera, todos los pozos de agua a lo largo de la frontera entre Israel y Jordania.

Spin-off 17.0 Capítulo 12

            Optaron por un vegetariano que se encontraba en la calle 79, Candle.

            David tomaría brócolis gratinados con queso manchego, mientras Mark, prefería un plato algo más fresco y ligero, por lo que se decidió por una ensalada con base de rúcula y cebolla caramelizada. Debía mantener la línea, pensó.

            Esperando la comida, degustaron un vino blanco de importación, afrutado, muy frío, excelente compañero en la retaguardia de una cena, para amenizar una agradable conversación.

            – Mark, ¿te importa que retomemos la conversación del otro día? –

            – En absoluto, es más, me dejaste en ascuas, ya que si no recuerdo mal estabas a punto de preguntarme algo cuando me sonó el teléfono y tuvimos que irnos a toda prisa. Dime que querías saber –

            A David le resultó grato que Mark retuviera en su memoria ese momento, señal inequívoca de que le estaba prestando atención y no pasaba por alto ese punto en la pasada cita.

            – Bueno, la verdad es que lo que te quería decir, más que una pregunta, era una reflexión sobre el presente y el futuro entre nosotros. Una reflexión que hago en mi interior y que me gustaría trasladarte –

            – Me estás poniendo nervioso – Apuntó Mark esbozando una sonrisa – y me muero de curiosidad –

            – ¡Va! Tranquilo. Si alguien ha de estar nervioso, ese soy yo – Dijo David correspondiéndole la sonrisa. – Lo que quería comentarte es que el tiempo que estamos pasando juntos fuera del trabajo me está siendo muy emocionante y grato, no se si tu opinas lo mismo…-

            – Por supuesto David. Tu compañía es para mi, seguro que como la mía es para ti, como mínimo. Y… –

            – Espera no sigas, déjame acabar por favor, ya que he decido lanzarme –

            – Está bien, soy todo oídos.

            David se sinceró con Mark detalladamente sobre su pasado tormentoso desde el punto de vista emocional con respecto a sus relaciones anteriores. Sobretodo con la que mantuvo con Samuel. Le expuso sus dudas, sus inquietudes amorosas, sus miedos, para llegar a la conclusión de que estaba deseando con una fuerza extraordinaria que le subía desde el estómago, avanzar en la relación con él.

            Era posible que se estuviera enamorando y no descartaba cimentar de manera monógama su amistad y sentimientos para con Mark. Claro que como era de suponer, dichos miedos y temores a entregar de nuevo su corazón, le inquietaban enormemente, tanto, que casi no podía dormir por las noches.

Relato 61.0

Le tendió la mano invitándolo a que se levantara y Jason quedó prendado al instante.

– ¿De dónde había salido aquel ser tan bello? – Se restregó los ojos y se pellizcó la cara para comprobar que se había despertado de la siesta que, debajo de un olivo en medio de aquel monte perdido tenía por costumbre disfrutar.

Caronte

Cabellos rubios y largos, trenzados; ojos grandes y profundos, claros e hipnotizantes; mejillas blancas cual perlas únicas de un mar insondable; labios rosados, insinuantes y perfilados, como una onda acuática provocada por el remo de Caronte.

Aquella ninfa, protagonista de un parnaso griego, le pidió que le acompañara, prometiéndole un mundo mejor, idílico, próximo al paraíso, donde experimentaría sensaciones que hasta el momento no había vivido, ni tan siquiera imaginado.

Se dispuso a dar el primer paso tras aquella diosa de la belleza cuando de repente notó unos golpes en su siniestro hombro y una voz que le decía susurrante: – hijo, hijo mío, ¿qué te inquieta?…

Entonces si. – ¡Mierda! – Farfulló algo molesto. Aquel individuo barbudo y con greñas lo despertó del sueño más dulce que jamás había tenido. Un placer onírico que nada tenía que ver con la realidad: un pastor con ropas harapientas, que después de fornicar con dos de sus ovejas, se comía un mendrugo mojado en vino aguado y se tendía a la sombra del primer árbol que encontraba, mientras los animales pastaban un rato.

Maldijo en silencio a aquel hombre por haber interrumpido hasta ahora su inigualable trato con Morfeo, a la vez que se incorporaba sacudiéndose sus viejos y sucios ropajes.

– Perdona si te he importunado, pero me pareció que te quejabas en sueños – le dijo aquel hombretón, alto, de tez curtida y ojos claros.

– No, en absoluto amigo, todo lo contrario, disfrutaba como un enano. Un momento. Yo te conozco de algo. Tu cara me suena. ¿No eres tú ese al que todo el mundo llama “El Mesías”?.

Spin-off 17.0 Capítulo 11

            Llegó a la comisaría con aire renovado, se dirigió a su compañero para preguntarle si le parecía bien que fueran a ver al jefe, y juntos se encaminaron al despacho de este.

            – Buenos días Capitán –

            – Buenos días jefe –

            – Querrán decir buenas tardes, ya era hora – Contestó García con un tono serio y agrio. – Está bien, siéntense y pónganme al día –

            El binomio policial introdujo al dirigente de la 47 en el caso, el cual quedó más o menos satisfecho con las primeras novedades que hasta ese momento tenían, sin poder evitar una sensación de frugalidad en las pistas disponibles.

            A raíz del informe y las pruebas aportadas por los técnicos, la certeza de que no se trataba de un suicidio y sí de un asesinato, era del cien por cien, por lo que García les conminó a que iniciaran sus pesquisas hacia el entorno profesional de la víctima en busca de posibles individuos que pudieran tener un interés oscuro y malintencionado para con la labor que el señor Forrester realizaba en la empresa de seguridad en la que trabajaba.

            – Me ha llegado que International Security se mueve en las altas esferas, ofreciendo un amplio catálogo de servicios y prestaciones a nivel mundial – Apuntó García.

            – Así es. Por lo visto es una empresa cuyos tentáculos e intereses llegan desde los diferentes conflictos armados que hay en activo, hasta la protección de diferentes personalidades mundiales de relevancia económica y política, pasando por África, donde se rumorea según fuentes periodísticas pudiera estar ligada al negocio de los diamantes de sangre – Contestó Jones.

            Cuando Mark se disponía a decir que podrían tener acceso a las llamadas y las cuentas de la víctima a lo largo de la mañana, le llegó un SMS a su iPhone: “Te invito a cenar cuando salgamos del trabajo, David”, lo que no pudo más que arrancarle una ligera sonrisa que al reflejarse en su rostro, no pasó inadvertida al Capitán, que algo molesto se levantó de su silla diciendo,   – está bien, no perdamos más el tiempo y pónganse manos a la obra. Manténganme informado en todo momento y dispongan de todos lo recursos que necesiten. Si por cualquier motivo necesitan algo fuera de lo procedimental no duden en acudir a mi. Pueden retirarse …-

“Tic, tac, tic, tac…”

Microrrelatoser 17.0.-

             La casa ha comenzado ha llenarse de hormigas. Su jefe lo entendería. Era la frase en clave para confirmar la presencia de un grupo yihadista en aquel apartado lugar.

            Al principio de la misión que se le había encomendado Daniel tenía sus dudas, pero tras días como observador experto in situ, no le cabía la menor duda, aquella célula se encontraba en estado de latencia a punto de despertar.

            Integrados en la humilde vecindad, aparentemente todo parecía normal, no obstante, su preparación y experiencia le decían que la cuenta atrás había comenzado, cual temporizador de un artefacto explosivo se tratara.

Spin-off 17.0 Capítulo 10

Salió bastante satisfecha de la consulta camino de la 47. Según el doctor, estaría a punto de cerrar un ciclo en el que las visitas serían suspendidas para que ella concluyera un tratamiento a nivel mental sin la necesidad de un apoyo terapéutico.

Le obsequió a sus papilas gustativas y a su pituitaria nasal con un exquisito y aromatizante café antes de tomar el metro.

Se permitió el lujo de hacerlo sentada en una pequeña y coqueta cafetería sueca, cuyo diseño estructural le permitía ver el mundo pasar ante sus ojos a través de un gran ventanal orientado a la calle.

El devenir de la sociedad ante ella no dejaba de sorprenderla. Una sociedad sometida a un ritmo vertiginoso que convertía a la metrópolis en un ente imparable, con un movimiento que no cesaba ni un minuto y que convertía a aquella urbe en el centro neurálgico mundial desde todos los puntos de vista.

En su fuero interno se preguntaba si todos aquellos individuos vivirían conscientes de que debajo de esa actividad frenética y rutinaria, había algo más complejo. Sucesos que pasaban inadvertidos para dichos individuos componentes de la masa social.

Acontecimientos siniestros y oscuros que personas como ella y sus compañeros trataban de dejarlos debajo de una alfombra imaginaria, encargados de ordenar y resolver, a costa de horas extras, mucha presión, sueldo escaso y tardes de psicólogo en su caso.