‘Un tanto sorprendido’


fullsizeoutput_12b6


Un tanto sorprendido por esta mención, al igual que algo perdido, por mi poca experiencia en el mundo blogger y el universo literario.

Aclarado el título del post, agradezco la nominación a ‘DosViajando’ y a ‘Julia 2en1’. De verdad, gracias por gastar parte de vuestro preciado tiempo en haberme insertado en vuestra publicación, con lo que ello conlleva.

Admiración, respeto, curiosidad, experiencias… sensaciones que voy experimentando cada vez que me sumerjo en cualquier  publicación a la que tanta ilusión seguro que le ponéis. Muchas gracias.


DOS VIAJANDO

Julia 2en1


Ahora y con muchísimo gusto, toca contestar a las preguntas…

  1. ¿Cuál es tú comida favorita? Pues aunque tenga preferencias culinarias, la verdad es que todavía no he descubierto ninguna comida que no me apetezca llevarme a la boca, eso sí, podría estar comiendo tortilla de patatas durante todo el día el resto de mi vida.
  2. ¿Cuál es tu motivación? Dos palabras… mi familia.
  3. ¿Eres madrugador? Sí, soy bastante madrugador, momento en el que encuentro la tranquilidad para leer y escribir. Gracias al café.
  4. ¿En qué país te gustaría vivir? En Suecia.
  5. Lugar favorito para ir de vacaciones. Nueva York.
  6. Tu mayor éxito. Mi hija.
  7. ¿Tienes una lista de deseos? No tengo una lista propiamente dicha, pero mi mayor deseo es no dejar de vivir la vida intensamente. Cada segundo, disfrutando del presente…
  8. El mejor viaje que has realizado. Afortunadamente he estado en muchos sitios, y cada uno tiene su encanto y de todos me he traído un pedacito, pero recuerdo especialmente el que hice a Estocolmo. Fue una estancia maravillosa y una experiencia genial.
  9. ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Vivir el momento con mi mujer y mi hija, leer, escribir, practicar deporte, hacer Fika…
  10. Mi libro favorito. ‘Tuareg’ de Alberto Vázquez Figueroa.
  11. Qué es lo que más te atrae de un blog. El título y las imágenes captan mi atención de inmediato, lo que motiva mi curiosidad para navegar por el post en cuestión y disfrutar de su contenido.

Mis nominaciones son las siguientes:

EL RINCÓN DE PENSAR

Pippo Bunorrotri

El espacio de Chus

Palabras a pluma

Relatos en Tinta Roja

A Dude Abikes

LUCES Y SOMBRAS

Arenas del Tiempo

jllopart

Poesía de Lucio DataAdrián Gastón Fares

Una chica trotamundos


Mis preguntas para los nominados:

  1. Un recuerdo
  2. Un libro
  3. Un lugar
  4. Un sentimiento
  5. Una canción
  6. Una compañía
  7. Un sueño
  8. Una realidad
  9. Un verso
  10. Un ahora
  11. Una palabra

Paso a comentaros las reglas del Sunshine Blogger Award:

  1. Agradecer y mencionar al bloguero que te ha nominado enlazando a su blog.
  2. Insertar el logo de los Sunshine Blogger Award en el post.
  3. Contestar a las once preguntas que te plantean.
  4. Nominar a once blogueros.
  5. Formular once preguntas para ser contestadas. Indicar las reglas de las nominaciones.

G. Sayah


Anuncios

Spin-off 17.0 / Capítulo 44


Busy road intersection in Manhattan, New York, at sunset


Miró por la ventana y le llamó la atención el poco tráfico que a esa hora había en la isla. No era habitual que las calles de Manhattan presentaran esa estampa.

Mientras, en ese mismo instante, Tony Scott salía de las oficinas de International Security. Eran las diez de la mañana, hora de su descanso, descanso que solía aprovechar para tomar el aire y un tentempié, recargar pilas y despejarse un poco.

– ¿Lo de siempre Tony? –

– Si Armando, gracias. ¿Cómo va todo? –

– Todo bien. Mi mujer anda un poco acatarrada, pero por lo demás como siempre. Un día a día rutinario y sin grandes sobresaltos. 

– ¿Y tus hijos? –

– Estupendamente. Lidia cumple mañana los nueve, por lo que aprovecharemos que es sábado y que el patrón me ha dado el día libre para ir a algún sitio especial para ella. –

– Me alegro. Felicítala de mi parte. 

– Se lo diré. Ah! Y a Kevin le están empezando a salir sus primeros dientes. –

– ¡No me digas! Estará un poco dolorido me imagino. –

– De momento no se queja demasiado. Aquí tienes tu desayuno. –

– Gracias. Quédate con el cambio. –

– Gracias a ti amigo. –

– Hasta luego. –

Tony agarró su bocadillo de carne y su café, largo, solo y cargado, como le gustaba, y como sólo Armando era capaz de ponérselo desde hacía más de siete años. 

Salió del local y dirigió sus pasos hacia el pequeño parque que había justo enfrente. Un placentero rayo de sol se colaba entre los rascacielos del downtown para caer justo en el lugar donde Tony solía sentarse a degustar su segunda comida del día. Entre sorbo y sorbo, y entre bocado y bocado, leía con avidez los últimos párrafos del penúltimo capítulo de una de las cinco novelas que en aquellos momentos tenía entre manos. Era una costumbre en él, heredada de su padre, la lectura. Le apasionaba tanto que no podía evitar empezar un libro sin terminar el que estaba leyendo.

Terminó de comer, miró su reloj y se levantó del cómodo banco en el que se hubiera quedado un rato más para terminar las últimas líneas que le quedaban, si no fuese porque era ya la hora de volver al trabajo.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 43


eventos - 2216


– Cómo le ha ido por Europa a mi misterioso amigo. –

– Todo solucionado y todas las partes bastante satisfechas, aunque he tenido que ampliar mi campo de acción un poco. El trabajo lo requería. –

Aquel alto cargo de International Security, tenía curiosidad por saber, qué había ido a hacer para otra organización el sicario que ellos ahora tenían en nómina. Éste, lejos de caer en la indirecta pregunta fue directamente al grano.

– Cuál será el siguiente paso que daremos en lo concerniente al asunto que tenemos pendiente. –

– Veo, como es norma en usted, que no se anda con rodeos. –

– Así es. Mi tiempo es muy valioso, me imagino que igual que el suyo, y además, usted me paga para que sea lo más efectivo y preciso posible, por lo que veo inútil tratar temas que no conciernen a nuestros intereses compartidos. Por otro lado, creo que hasta ahora los resultados han sido satisfactorios, por lo que me gustaría concluir el trabajo en la misma línea. –

– No podría estar más de acuerdo mi querido amigo. –

El trajeado ejecutivo puso un maletín encima de la mesa que se interponía entre ambos, sacó de este un dosier y se lo entregó al mercenario, que lo recibió con semblante serio. 

– Ahí va toda la información concerniente de lo que hasta ahora sería su última tarea para con nosotros. Todo lo que necesita saber, más cómo se le hará la entrega de su finiquito. Una vez haya terminado, si todo se desarrolla como esperamos es posible que no necesitemos de sus servicios durante un largo período de tiempo. Sea como fuere, de todas formas, seremos nosotros los que nos pongamos en contacto con usted. Aún así, si una vez que haya analizado el expediente tiene alguna duda o alguna petición extra, no tiene más que ponerse en contacto conmigo por el canal que hasta este momento hemos estado utilizando. –

– Me parece bien. Si eso es todo, me voy. Estoy un poco cansado, aunque enseguida me pondré a ello. Sólo necesito unas horas de sueño y un buen café para reparar los efectos del vuelo y el jet lag. –

– Perfecto. Que descanse. Ya nos veremos. –

– Adiós. –

Se estrecharon la mano, y el profesional guardó en su mochila el material que el elegante ejecutivo le había facilitado, antes de salir del despacho y dirigirse a los ascensores del rascacielos neoyorquino. 


G. Sayah


 

‘Hasta siempre amigo…’

 


fullsizeoutput_12a6


Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente y una sonrisa iluminadora abarcó todo un curtido rostro. Ocurría cuando se giraba hacia su nieta. Su vida, su pasión, su razón de ser, la personita que con su inocente mirada y sus cariñosos abrazos le había hecho olvidar su tormentoso y silente pasado, un pasado repleto de efermedades desde muy joven, marcado por la disidencia política y la carencia de recursos afectivos necesarios. Nada de eso le importaba, es más, casi ni se acordaba cuando henchido de amor la miraba…


Microrrelatoser 67.0


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 42

 


Sonó el despertador y a duras penas abrió los ojos. Había dormido poco y las legañas se hacían enemigas del amanecer. 

Por unos momentos pensó que todo había sido un sueño. La cena, el anillo, el si quiero, el hacer el amor como si no hubiese un mañana… Todo rozaba la perfección, y por otro lado pensaba que no era posible, y que en algún momento todo se truncaría. No malgastó mucho tiempo en aquellos pensamientos y decidió disfrutar del momento, que era muy hermoso.

Mark dormía plácidamente, apoyado sobre su lado izquierdo y mirando hacia el centro de la cama. Un hilillo de saliva le caía de la boca hacía la almohada cual estalactita de caverna calcárea. Aún así, tenía su encanto.

Pese al sonido de la alarma que dictaba la puesta en marcha de un día más, el inspector tenía la habilidad o el defecto, según se mire de no despertarse, era inmune a los despertadores, que gracia, se decía David, que esbozó una sonrisa al pensarlo, a la vez que lo besaba con cariño para después decirle en un susurro que iría poniendo la cafetera y que se metería en el baño para darse una ducha.

– Estupendo cariño, pero déjame cinco minutitos más –

David volvió a sonreír mirando de soslayo al que deseaba fuera el amor para el resto de su vida.

Antes de meterse en el baño, volvió a llamar a Mark y le dijo que el café estaba subiendo, y cuando salió, encontró a este sentado a la mesa de la cocina, periódico en mano, en calzoncillos, los ojos medio pegados, los pelos revueltos y con dos tazas de la aromática bebida recién servidas.


fullsizeoutput_1268


– Buenos día David. Me tomo el cafecito contigo y me meto yo en la ducha. –

– Me parece genial. Es lo mejor que puedo y quiero hacer ahora: compartir estos minutos contigo, aquí, en nuestro pequeño reducto al que llamamos hogar. – Y es que cada momento que vivía junto a Mark, a David le parecía un regalo, único, mágico, un tiempo que querría encapsular en una botella para que no se escapara jamás. Tiempo encorsetado entre paréntesis convexos que expulsaban todo lo negativo de la vida hacia fuera. Era increíble y echando la vista atrás, no muy lejos en la línea temporal, recordaba lo mal que lo pasó después de la ruptura con Samuel. Creía con todas sus fuerzas que no lo superaría, fueron momento duros y en los que no se imaginaba, ni por asomo, lo que el destino le tenía deparado.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 41


Una vez terminado el café, dobló el periódico dejándolo en la mesa, se puso las gafas de sol, cerró los ojos y se dedicó por unos minutos a no pensar en nada, a relajarse, a absorber los destellos del astro rey y a escuchar los sonidos de su alrededor, sonidos que le traían muy buenos recuerdos.


eventos - 2167


Pasada más de media hora en la que logró alcanzar una reparadora tranquilidad, mental y física, decidió que era momento de irse. Dejó unas monedas en el plato donde el camarero le había traído la cuenta, propina incluida por supuesto, y se dirigió a la cabina telefónica que había en la esquina. Introdujo algunos euros por la ranura correspondiente, a la vez que pensaba que poca gente hacía ya uso de los teléfonos públicos, y que poco a poco estaban desapareciendo del paisaje urbano. Marcó el prefijo estadounidense y el número en cuestión, y tras dos tonos de llamada una voz femenina le contestó con unos dulces ‘buenos días’.

– Buenos días, páseme con él’. –

De nuevo dos tonos. – Hola amigo mío, ¿cómo ha ido todo al otro lado del océano?. Seguro que ha podido resolver los asuntos que tenía pendiente. Lo digo por que la prensa esta mañana está que arde. Aunque a lo mejor usted no tiene nada que ver. –

– Si. Todo ha ido bien. Todo perfecto. El plan salió como se esperaba y el resultado satisface a los que me pagan.

– Me alegro. Espero entonces su llegada para concretar como vamos a terminar de solucionar lo nuestro. Espero que su labor sea igual o más eficiente que hasta ahora, y no lo digo porque lo esté haciendo mal, todo lo contrario, sino porque estoy convencido de que sus habilidades harán que el final aquí sea garante de éxito. No me cave la menor duda. –

– Me alegra que piense así. Le veo mañana. –

– Perfecto. Hasta mañana entonces. –

Colgó el teléfono y se montó en la Vespa que había alquilado días antes y que tenía aparcada allí mismo.

A un par de calles del café estaba el hotel donde se alojaba. No tardaría mucho en llegar, por lo que decidió dar un rodeo para disfrutar unos últimos instantes de las romanas calles antes de subir a su habitación.

Una vez allí, encendió un cigarrillo y se lo fue fumando mientras preparaba el ligero equipaje del que disponía para esos casos, con la intención de dejar el país esa misma tarde con destino a Nueva York.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 40


fullsizeoutput_1253


El café, impresionante. En pocos lugares como aquel, un acogedor rincón de una pequeña plaza romana, podía disfrutar de su bebida favorita. En taza, sabor intenso, aroma embriagador y con una textura inigualable, cada sorbo que tomaba le hacía viajar por los orígenes de los mejores granos recolectados a lo largo y ancho del mundo.

Esbozaba una sonrisa leyendo los titulares de la prensa internacional. Esta se hacía eco del atentado sufrido por el primer ministro israelí en suelo judío, dando al traste con su vida. Vida por otro lado, según el artículo, llena de luces y sombras tanto en lo político como en lo personal. El autor aprovechaba el deceso del ya ex dirigente del gobierno de Israel para hacer un resumen de lo que había sido su longeva trayectoria. Paul no podía estar más de acuerdo.

Un único y certero tiro en la cabeza, perpetrado por un profesional, al que se le estrechaba el cerco. Un individuo que tenían identificado y que detendrían antes de que abandonase el país. Estas eran las palabras entrecomilladas que aparecían escritas y que por lo visto habían salido por boca del jefe del MOSSAD en una rueda de prensa ofrecida horas después del magnicidio.

Paul no podía más que seguir con la sonrisa reflejada en su rostro ante tal mentira, y sentir compasión por el desgraciado que la policía del país judío seguro que presentarían en pocas horas como asesino de su líder político. Cualquier ciudadano palestino que pasara por allí haría de cabeza de turco, y lo utilizarían con el único fin de aparentar un estado de seguridad y eficacia que en realidad dejaba mucho que desear. Bien lo sabía él.

– Que no había abandonado el país – Se decía irónicamente mientras tomaba el último y delicioso sorbo de su magnífico ristretto.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 39


Downtown IV


Mientras esperaba pacientemente, pensaba en el siguiente paso que tenía que dar en el asunto de Nueva York. Trabajo que llevaba de forma paralela a este y sin demasiado esfuerzo.

Después de la colocación del artefacto explosivo en la comisaría, quería cerciorarse de que las posibles pruebas que lo vinculasen, tanto a él como a su cliente, hubiesen quedado destruidas de manera permanente. 

La policía solo rastrearía el origen del explosivo, lo que crearía algo de confusión, pues se trataba de un explosivo fabricado en Rusia y adquirido en Corea del Norte, lo que traería de cabeza al personal científico de la 47.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 38


Francotirador


Apostado en un lugar elevado y a unos cuatrocientos metros de su futurible objetivo, se encontraba Paul. Completamente mimetizado con el entorno, ropa de camuflaje, algunos víveres y su herramienta imprescindible para ese tipo de trabajo: rifle con mira telescópica, silenciador y anemómetro.

Ya pasaban más de veinte horas de plantón y vigilancia en aquel escarpado lugar, sin moverse, haciendo sus necesidades en un bote, recibiendo el calor del día y el frío de la noche. Se acercaba el momento pensando en que todo aquello venía con el encargo del cliente y el precio que le exigía a este como francotirador-mercenario.

Esta vez se trataba de algo más complicado. Un trabajo que le imponía la elaboración de un plan meticuloso, sobre todo a la hora de salir del lugar, la ruta de escape, lo que en este caso para él era más importante incluso que el blanco humano, si no quería perder el pellejo. Una vez pertrechado el magnicidio, cogería un Jeep que a poca distancia tenía escondido, también perfectamente mimetizado, y que le permitiría abandonar el lugar con suficientes garantías.

Todo bien planificado y bajo control, a la espera de que los mandatarios árabe y judío, llegaran al lugar donde, según la información que tenía por parte de su pagador, iban a encontrarse para mantener una reunión ultra secreta y de alta trascendencia mundial. Un modesto chalet, eso sí, con excepcionales medidas de seguridad y presencia de números agentes secretos de ambas delegaciones, ubicado en la parte baja de un pequeño valle al que sólo se podía acceder por un camino de tierra, que dejaba atrás y a más de una hora de ruta la carretera que unía Jerusalén con Tel Avid.


G. Sayah


 

Poema 1.0


eventos - 2104


‘Se fue con el viento’


Fumando en pipa

miraba las nubes viajar.

Llegó el día

que vio su amor terminar.

 

Minado tenía

aquel, su corazón,

vacío y frío, no fingía,

cuando ese amor partió.

 

Quebrada quedó su alma,

vacía y fría.

Desolada amanecía, su cama.

Testigo el tiempo lo permitía.


G. Sayah