Un lugar diferente

    En la ciudad de los rascacielos, si nos desplazamos a la parte oeste de la isla de Manhattan, encontraremos un lugar cuando menos diferente. Se trata de varios kilómetros de una plataforma elevada, antiguo camino de hierro como dirían en Francia, reconvertido en un jardín, donde personas, plantas y aves conviven en paz y armonía dentro de una gran urbe masificada y caótica, aunque siempre absorbente, cosmopolita y universal.

      Este espacio verde dista mucho de ser corriente y nos invita a disfrutar de un entorno bello y agradable, tanto para los lugareños como para los que vamos de visita, se trata de una opción imprescindible.

Anuncios