Reflexión 5.0


Almudena Grandes


fullsizeoutput_7c1


     Autora de innumerables novelas contemporáneas, cree que la literatura debe transmitir unos valores éticos que ayuden a esta generación a recuperar la identidad perdida, y esto se consigue recuperando la memoria histórica, que es el mecanismo para afianzar la autoestima y crear una base firme, ética y estable desde la que llegar a un futuro mejor.


G. Sayah


Anuncios

Reflexión 7.0


fullsizeoutput_12a6


Como dice Jesse Stone, ‘un padre es importante’. Yo no digo que sea fundamental, pero si es importante. Te enseña el camino que has de recorrer, después te guía por él, te inculca unos valores que aprecias con el paso del tiempo y sobre los que te apoyas sin darte cuenta. 

Te enseña, si te enseña, aunque cuando somos jóvenes no lo queramos reconocer. Sabe más que tú, y no es que sea más inteligente o haya estudiado más, que también es posible, es que ya vivía cuando ni siquiera éramos un proyecto de persona. ¡No habíamos nacido aún!.


Versión 3


Vas creciendo y piensas que tiene lógica, me duplica o triplica en edad, por lo que la vida a él le ha mostrado un sinfín de malas y buenas experiencias, y con sus mejores intenciones, las de una de las personas que no dejarán de quererte hasta que no abandonen este mundo, luchará por derramar sobre ti su yo más valioso, humilde, sincero y cariñoso, y por supuesto, de manera desinteresada, sin pedir nunca nada a cambio…


G. Sayah


 

Reflexión 8.0


Versión 2


‘Te echo de menos…’

Dicen que el tiempo lo cura todo, que cierra heridas y que ayuda a olvidar. Yo soy de los que piensan que esta regla no se puede aplicar a todo, hay aspectos de la vida que están lejos de este tópico.

Hace varios años que se fue, pronto, desde mi punto de vista, y ese tiempo que ha pasado no ha curado nada. Si es verdad que poco a poco me he ido adaptando a su ausencia, una ausencia obligada que voy cubriendo con buenos recuerdos, momentos vividos junto a una persona que desprendía un amor infinito. Experiencias inigualables que solo puedes vivir junto a una madre como ella. Yo tuve la suerte de ser hijo de una…


G. Sayah


 

Reflexión 6.0


fullsizeoutput_7e3


La oportunidad se busca, la oportunidad se encuentra, también se anhela. Puedo dejar atrás el lastre que me atenaza, rompiendo las gruesas cadenas que me oprimen y me retienen aquí, un mundo al que no pertenezco…


G. Sayah


 

Reflexión 2.0


Eventos - 2003


           ‘Creo que hay tres modos de ver el mundo artística o estéticamente: de rodillas, posición más antigua en literatura, cuando se da a los personajes una condición superior a la condición humana. Segunda manera, en pie, mirando a los protagonistas novelescos como de nuestra propia naturaleza, el personaje sería un desdoblamiento de nuestro propio yo, con nuestras virtudes y nuestros mismos defectos, esto es Shakespeare, todo Shakespeare… Y hay una tercera manera, mirar el mundo desde un plano superior y considerar a los personajes de la trama como seres inferiores al autor, con un punto de ironía, los dioses se convierten en personajes de sainete. Quevedo tiene esa manera, Cervantes también… Esto es lo que me lleva a los esperpentos.’

            Ramón del Valle-Inclán elige esta última definiendo a sus personajes como enanos y patizambos que juegan una tragedia.


G. Sayah


Reflexión 3.0

Aguantando la respiración, puños apretados con los brazos a lo largo del cuerpo, mirada furiosa a la vez que impotente, contemplaba a aquel ser inmundo y cruel, violador de menores, pederasta, enfermo mental sin solución, individuo no merecedor de vivir entre mortales, y premiado con una inútil reinserción social incompatible con cuantos le rodean, reinserción que la justicia proclama y ampara.

Creadores de leyes ineficaces para con los buenos, yo les daba el sufrimiento de una madre, de un padre, de una familia, de unos amigos, de “una víctima”, sufriente de un delito que no merece ningún perdón.

Todo, sentido en décimas de segundos, mientras ese monstruo tomaba café tranquila y plácidamente, apoyado en la barra de un bar en el que se refugiaba de todas las miradas furiosas e impotentes.