Spin-off 17.0 Capítulo 12

            Optaron por un vegetariano que se encontraba en la calle 79, Candle.

            David tomaría brócolis gratinados con queso manchego, mientras Mark, prefería un plato algo más fresco y ligero, por lo que se decidió por una ensalada con base de rúcula y cebolla caramelizada. Debía mantener la línea, pensó.

            Esperando la comida, degustaron un vino blanco de importación, afrutado, muy frío, excelente compañero en la retaguardia de una cena, para amenizar una agradable conversación.

            – Mark, ¿te importa que retomemos la conversación del otro día? –

            – En absoluto, es más, me dejaste en ascuas, ya que si no recuerdo mal estabas a punto de preguntarme algo cuando me sonó el teléfono y tuvimos que irnos a toda prisa. Dime que querías saber –

            A David le resultó grato que Mark retuviera en su memoria ese momento, señal inequívoca de que le estaba prestando atención y no pasaba por alto ese punto en la pasada cita.

            – Bueno, la verdad es que lo que te quería decir, más que una pregunta, era una reflexión sobre el presente y el futuro entre nosotros. Una reflexión que hago en mi interior y que me gustaría trasladarte –

            – Me estás poniendo nervioso – Apuntó Mark esbozando una sonrisa – y me muero de curiosidad –

            – ¡Va! Tranquilo. Si alguien ha de estar nervioso, ese soy yo – Dijo David correspondiéndole la sonrisa. – Lo que quería comentarte es que el tiempo que estamos pasando juntos fuera del trabajo me está siendo muy emocionante y grato, no se si tu opinas lo mismo…-

            – Por supuesto David. Tu compañía es para mi, seguro que como la mía es para ti, como mínimo. Y… –

            – Espera no sigas, déjame acabar por favor, ya que he decido lanzarme –

            – Está bien, soy todo oídos.

            David se sinceró con Mark detalladamente sobre su pasado tormentoso desde el punto de vista emocional con respecto a sus relaciones anteriores. Sobretodo con la que mantuvo con Samuel. Le expuso sus dudas, sus inquietudes amorosas, sus miedos, para llegar a la conclusión de que estaba deseando con una fuerza extraordinaria que le subía desde el estómago, avanzar en la relación con él.

            Era posible que se estuviera enamorando y no descartaba cimentar de manera monógama su amistad y sentimientos para con Mark. Claro que como era de suponer, dichos miedos y temores a entregar de nuevo su corazón, le inquietaban enormemente, tanto, que casi no podía dormir por las noches.

Spin-off 17.0 Capítulo 11

            Llegó a la comisaría con aire renovado, se dirigió a su compañero para preguntarle si le parecía bien que fueran a ver al jefe, y juntos se encaminaron al despacho de este.

            – Buenos días Capitán –

            – Buenos días jefe –

            – Querrán decir buenas tardes, ya era hora – Contestó García con un tono serio y agrio. – Está bien, siéntense y pónganme al día –

            El binomio policial introdujo al dirigente de la 47 en el caso, el cual quedó más o menos satisfecho con las primeras novedades que hasta ese momento tenían, sin poder evitar una sensación de frugalidad en las pistas disponibles.

            A raíz del informe y las pruebas aportadas por los técnicos, la certeza de que no se trataba de un suicidio y sí de un asesinato, era del cien por cien, por lo que García les conminó a que iniciaran sus pesquisas hacia el entorno profesional de la víctima en busca de posibles individuos que pudieran tener un interés oscuro y malintencionado para con la labor que el señor Forrester realizaba en la empresa de seguridad en la que trabajaba.

            – Me ha llegado que International Security se mueve en las altas esferas, ofreciendo un amplio catálogo de servicios y prestaciones a nivel mundial – Apuntó García.

            – Así es. Por lo visto es una empresa cuyos tentáculos e intereses llegan desde los diferentes conflictos armados que hay en activo, hasta la protección de diferentes personalidades mundiales de relevancia económica y política, pasando por África, donde se rumorea según fuentes periodísticas pudiera estar ligada al negocio de los diamantes de sangre – Contestó Jones.

            Cuando Mark se disponía a decir que podrían tener acceso a las llamadas y las cuentas de la víctima a lo largo de la mañana, le llegó un SMS a su iPhone: “Te invito a cenar cuando salgamos del trabajo, David”, lo que no pudo más que arrancarle una ligera sonrisa que al reflejarse en su rostro, no pasó inadvertida al Capitán, que algo molesto se levantó de su silla diciendo,   – está bien, no perdamos más el tiempo y pónganse manos a la obra. Manténganme informado en todo momento y dispongan de todos lo recursos que necesiten. Si por cualquier motivo necesitan algo fuera de lo procedimental no duden en acudir a mi. Pueden retirarse …-

Spin-off 17.0 Capítulo 10

Salió bastante satisfecha de la consulta camino de la 47. Según el doctor, estaría a punto de cerrar un ciclo en el que las visitas serían suspendidas para que ella concluyera un tratamiento a nivel mental sin la necesidad de un apoyo terapéutico.

Le obsequió a sus papilas gustativas y a su pituitaria nasal con un exquisito y aromatizante café antes de tomar el metro.

Se permitió el lujo de hacerlo sentada en una pequeña y coqueta cafetería sueca, cuyo diseño estructural le permitía ver el mundo pasar ante sus ojos a través de un gran ventanal orientado a la calle.

El devenir de la sociedad ante ella no dejaba de sorprenderla. Una sociedad sometida a un ritmo vertiginoso que convertía a la metrópolis en un ente imparable, con un movimiento que no cesaba ni un minuto y que convertía a aquella urbe en el centro neurálgico mundial desde todos los puntos de vista.

En su fuero interno se preguntaba si todos aquellos individuos vivirían conscientes de que debajo de esa actividad frenética y rutinaria, había algo más complejo. Sucesos que pasaban inadvertidos para dichos individuos componentes de la masa social.

Acontecimientos siniestros y oscuros que personas como ella y sus compañeros trataban de dejarlos debajo de una alfombra imaginaria, encargados de ordenar y resolver, a costa de horas extras, mucha presión, sueldo escaso y tardes de psicólogo en su caso.

Spin-off 17.0 Capítulo 9

El Capitán García aguardaba paciente en su despacho a que la pareja de inspectores le ofreciera novedades sobre el último supuesto homicidio.

Profesional curtido y experimentado, ya hacía un lustro que comandaba la comisaría 47, y que trabajaba incansable como uno más de sus policías, de los que se enorgullecía enormemente, en especial de Jones y Mark, miembros imprescindibles del NYPD, aunque cierto era que no lo dejaba ver, manteniendo intacto el escalafón jerárquico, esencial a la hora de dar órdenes y tomar decisiones.

El trabajo era duro y la recompensa escasa en la mayoría de las ocasiones. Una labor ingrata que requería más horas que las pagadas y una vocación fuera de lo normal.

La mentalidad profesional que lo llevaba al estricto cumplimiento de la ley y dicha vocación, era respaldada sin fisuras por todos los miembros de su plantilla, desembocando en una labor policial y unos resultados bastante satisfactorios, que en los últimos tres años habían llevado a su comisaría a obtener el índice de criminalidad más bajo de toda la ciudad de Nueva York, lo que le reportó a él y a su gente menciones honoríficas por parte de la Dirección General y felicitaciones personales del Director Reagan.

Spin-off 17.0 Capítulo 8

            Mark había salido a por unos cafés mientras la inspectora Jones aguardaba impaciente el informe forense.

            La científica le había informado unos minutos antes que la víctima no presentaba residuos de pólvora, por lo que aquello se encaminaba hacia cualquier cosa menos a un suicidio.

            Esperaría a su compañero para ir al despacho del jefe, el Capitán García, y ponerle al tanto con lo poco que hasta ese momento tenían del caso y hacia donde dirigirían lo primeros pasos de la investigación.

            Rescató su iPhone del bolso al oírlo sonar, era una nota en su calendario. – ¡Mierda! En media hora tengo cita con mi terapeuta – Se le había olvidado por completo pese a que ya se convirtió en rutina hace semanas. Se convenció a si misma por el mero hecho de que se le escapara de su memoria dicha cita. Podría resultar un signo positivo – ¿Sería señal de que iba mejorando su salud mental? – Pensó.

            Llamó a Mark y le dijo que tenía que ocuparse de un asunto y que no tardaría, agarró sus pertenencias y salió del edificio como alma que lleva el diablo para pillar el metro, pensando que a esas horas circular por Manhattan en su viejo Audi A3 no sería una buena idea, debido al colapso automovilístico.

            Los astros se alinearon para que llegara puntual a su cita con el psicólogo.

            – Buenos días doctor, que tal está –

            – Hola Jones, buenos días, ¿y usted como se encuentra?

            – Bien, un poco estresada pero bastante bien.

            – Siéntese. Aprovechemos la sesión para combatir un poco ese estrés, que, o mucho me equivoco, o su trabajo influye sobremanera…

Spin-off 17.0 Capítulo 7

     Era un loft bastante amplio, con grandes ventanales que daban a Spring st. La arquitectura interior rozaba el gusto por el diseño sueco, simple, sencillo, con un acercamiento a lo creativo y funcional.

     Jones esperaba cerca del cadáver a la pareja inspector-forense, forense-inspector, con una sonrisa de complicidad en su rostro, que chocaba frontalmente con el contexto de la situación, y sus manos enguantadas con vinilo negro.

     – Hola Jones, ¿sabemos de quién se trata? – Preguntó Mark a la vez que David se inclinaba sobre el cuerpo de la víctima mientras sacaba su instrumental del kit portátil para esos casos.

     – Hola Mark, buenas noches David –

     – Buenas noches inspectora –

     – Si, se llamaba Steve Forrester, treinta y ocho años, natural de Virginia pero residente aquí desde hace varios años. El loft es de su propiedad y por lo visto, trabajaba como alto ejecutivo de una empresa de seguridad bastante potente a nivel internacional.

     – Que paradoja, porque a simple vista la seguridad aquí brilla por su ausencia –

     – Si, no deja de ser extraño – Observó Jones.

     – La temperatura del hígado me indica que pudo morir anoche sobre las diez, es decir, hace unas veinticuatro horas, y aparentemente, salvo el disparo que presenta con salida por la nuca, no presenta signos de violencia –

     – Jones, no parece que hayan forzado la entrada ¿verdad? –

     – No Mark, y tampoco parece que se hayan llevado nada. Tenía en su cartera casi mil dólares en efectivo, tarjetas… y todo intacto, al igual que la vivienda. Con todo y el disparo encañonado por la boca, es lo que me lleva a pensar en el suicidio salvo porque aun no ha aparecido ninguna nota –

     David se incorporó quitándose los guantes con cara circunspecta y dudosa – Me lo llevo y os doy mis conclusiones definitivas cuando lo autopsie. Espero ofreceros un dictamen rápido y conciso –

     – Es un treinta y ocho lo que sostiene en su mano derecha. Los técnicos están al llegar. Veremos si tiene residuos de pólvora, lo que nos ayudará con las primeras pesquisas . Apuntó Jones…

Spin-off 17.0 Capítulo 6

             No lejos de la comisaría y después de un día de trabajo arduo y sofocante que se hizo eterno, Mark y David conversaban tranquilamente uno frente al otro en un local de moda, en una mesa alta, al abrigo de luces de neón y una música envolvente, que junto a sendos whiskies hacían la labor de desconectar el interruptor de la criminología neoyorkina por un breve instante.

            – La verdad es que me apetecía tomar algo hoy al salir del trabajo, y más disfrutando de tu compañía, tenía ganas de verte – Comentó David una vez apurada su primera copa.

            – A mi también – contestó Mark – No lo dudé un instante cuando oí tu mensaje.

            David no puedo evitar esbozar una sonrisa henchida de emoción, una emoción que le hizo pensar en lo acontecido últimamente con respecto a su encuentro con Samuel, y sus sentimientos encontrados.

            Esto le hizo llegar a la conclusión de que tenía que sincerarse con el inspector, contarle algún que otro detalle de su pasado que de camino sirviera para cimentar el futuro.

            Claro que, por supuesto, supondría el tener que abrir un poco la puerta de su corazón, lo que le aterraba enormemente.

            – Mark, ¿puedo hacerte una pregunta un tanto personal? – David pretendía introducir el tema ayudándose de una posible respuesta de su compañero, si este respondía de forma íntima.

            – Por supuesto David, dispara –

            Cuando éste se disponía a preguntar, sonó un teléfono – Creo que es el mío, disculpa un segundo. Hola Jones, qué ocurre. Si, claro… en el Soho… ¿Que no es seguro si es un asesinato o un suicidio me dices? Evidente… Necesitamos la opinión del forense… no, no lo llames, está conmigo…Llegaremos en diez minutos…

Spin-off 17.0 Capítulo 5

            – ¿Sabes cuánto te quiero? – Esperaba David poder decirle a Mark algún día, y más después del encuentro callejero que tuvo con su ex pareja. Dicho encuentro le había hecho dudar por un momento de sus sentimientos, sentimientos encontrados por culpa de un pasado que le había dejado huella en su corazón.

            No obstante, tampoco podía evitar un aleteo de mariposas en el estómago cada vez que el inspector hacía acto de presencia y se mostraba cariñoso con él.

            Aunque hacía tiempo que lo trataba desde el punto de vista profesional, desde el primer día que decidieron salir a cenar, las sensaciones se volvieron más íntimas y personales, a la vez que prometedoras.

            Mark era un encanto, guapo y muy educado, con unas formas cuidadas a la hora de hacer las cosas y bastante detallista para con él.

            Deseándole al destino que sus pensamientos fueran coincidentes, agarró su iPhone…- Hola inspector – le susurró David al buzón de voz del teléfono de Mark, – ¿Tomamos una copa esta noche al salir del trabajo? -…

Spin-off 17.0 Capítulo 4

La agnición se materializó ese día, precisamente tenía que ser hoy -¡Joder! –

David se levantó ese día con una sonrisa tonta en los labios junto con una cálida y feliz sensación por la velada de anoche.

Tras darse una ducha con agua tibia y vestirse, decidió que tomaría café de camino al trabajo.

Iba bajando tranquilamente los pocos escalones que jalonaban su apartamento cuando nada más pisar la calle tropezó con él.

– Hola David, que sorpresa verte después de tanto tiempo –

– Hola Samuel, que tal estás –

– Muy bien, ¿y tú? –

– Bien, no me quejo –

– Que casualidad el vernos por aquí, ¿verdad? –

– Me mudé a este barrio después de que lo nuestro acabara –

Tras un intercambio de frases triviales, David adujo que llegaba tarde al trabajo para zafarse de la conversación con su ex pareja, y es que no le apetecía que afloraran recuerdos y sentimientos que aún no había superado.

No pudo evitar que su mente empezara a ocuparla ese inesperado encuentro, hasta tal punto que recordó que no había pasado por el café hasta que no vio al guardia de seguridad que flanqueaba la entrada de su centro de trabajo con uno en la mano.

– ¡Mierda! – se dijo, con lo bien que me había levantado esta mañana…

 

 

 

 

 

Spin-off 17.0 Capítulo 3

     Juliette ofrecía a su reducida pero selecta clientela una oferta gastronómica exquisita, acompañada con una buena y amplia carta de vinos, pero sobre todo, unas magníficas vistas de la isla, que gracias a su espléndida terraza parcialmente acristalada, permitía a sus comensales poder disfrutarlas casi todos los días del año.

     David no lo pasó por alto y nada más le sirvieron el vino, un Burdeos del ochenta y tres, le trasladó su grata impresión por dichas vistas y la elección del local por parte de Mark, para pasar un rato juntos de manera íntima y personal.

    Mark no cabía en sí y pensó que había empezado con buen pie. Contento y optimista alzó su copa para brindar por ese momento y el comienzo de algo nuevo, una amistad diferente, deseada tiempo ha y con vistas a largo plazo. David también alzó la suya respondiendo a dicho brindis con una sonrisa y mirando a los ojos a su atractivo acompañante .

   – Bueno que te parece si pedimos algo para comer, estoy hambriento. –

   – Me parece una idea estupenda, yo también tengo hambre. – Contestó David. – ¿Quieres elegir tú que has venido otras veces? Me dejaré llevar por tus gustos culinarios.

   De camino a su apartamento mientras conducía, Mark escuchaba a Michael Franks, un cantante neoyorkino de jazz que le fascinaba. Sumido en sus pensamientos y henchido de emoción, estaba convencido de que su compañero se lo había pasado al menos igual de bien que él.

    La velada, romántica y divertida a la vez, había ocupado un espacio en sus vidas necesario de ser cubierto, con cariño, amistad, buenas conversaciones sobre temas que no tratasen estrictamente de trabajo y una complicidad lejos de lo profesional.

    Quedaron en mantener aquello en secreto, lo que se supone que había comenzado esa noche. Serían discretos hasta ver si la cosa funcionaba, a lo que ninguno renunciaría de ninguna de las maneras, y es que en la despedida, sin ningún acercamiento físico por cierto, y no por falta de ganas y deseo, manifestaron sus intenciones de que se fueran repitiendo las citas con frecuencia.

    Mientras Mark iba de camino a casa, ya David se había desnudado y se encontraba bajo su cálido edredón. – ¡Que coño, mañana le propondré “al inspector” que nos veamos el sábado!…

A %d blogueros les gusta esto: