Microrrelato 71.0


C1322978-F307-46F0-B8BA-828D8DEBED29_4_5005_c


Yo no la he escrito, y apuesto lo que sea que quien lo haya hecho carece de escrúpulos. No, no fui yo quien negro sobre blanco trazó los designios de mi futuro, de mi destino, un destino que desalmado con poder para controlar los actos de un mortal, se jacta de manejar a su antojo. Un mortal que tiene que malvender su vida a precio de saldo, quizás por cansancio, quizás por sus vanos esfuerzos en mejorar una situación inaguantable, o a lo mejor, por su mala cabeza… El caso es que yo no fui, y si hubiera sido, otro gallo cantaría.


g-sayah


Microrrelato 70.0


45EE338B-C144-4FF6-B8C7-FD4FDDEC1FDC_1_201_a


‘Rebeca’


El nombre de mi hermana me viene a la mente como una evocación lejana, punzada en forma de recuerdo cual aguja que trata de zurcir un viejo abrigo.

Años ha que no la veo. Su olor impregna mis sueños y su rostro copa mis pensamientos. Se fue para no volver. Inmersa en la parte más oscura de lo que llamaron ‘la movida’, claudicó a la depravación más vil a las primeras de cambio.

El ambiente, las amistades peligrosas, una libertad añorada que abrazó de forma excesiva, lo nuevo por experimentar, el sexo, el alcohol, las drogas…se fue como tantos y tantas que no supieron regresar.


g-sayah


Microrrelato 69.0


412206CF-5408-44C3-ABFE-680FD2F785DC_4_5005_c


El último día de vacaciones caía nieve de manera incipiente. Pequeños copos que desaparecían nada más tocar el asfalto, lo que no restaba encanto a la estampa que se iba dibujando en el Skyline.

No fue el viaje que casi todos esperaban, era su aplazada luna de miel, y decidieron disfrutar de la gran urbe. A ninguno de los tres le apetecía eso de vuelta y vuelta en la arena abrasadora de una playa cualquiera, bajo un sol infernal y unos chiringuitos repletos de domingueros.

La metrópolis los acogió anónimamente, dejando en el desván de sus mentes recuerdos que nunca olvidarían…


g-sayah


Microrrelato 68.0


Macondo


Tengo pensado hacer varios peces de colores, aunque no me importaría que en este experimento improvisado y como por arte de magia, me salieran ‘pescaditos de oro’, como hiciera aquel macondiano en sus momentos de soledad. Todo está en el pensamiento, supongo, claro que lo de la ‘aldea feliz’ resulta una utopía. En cualquier caso, todo lo contrario, este lugar dista bastante de ser la ‘arcadia’ donde sus habitantes disfrutan de una digna calidad de vida, sin preocupaciones que no sean las que van más allá de lo cotidiano. Y es que el gobernador no gobierna y su pueblo está abandonado a su suerte…


g-sayah


 

Microrrelato 66.0


CC1656C5-8ADE-4084-A41C-8DB1E2BE43D1_4_5005_c


Esas alas de plástico servían para volar, o al menos eso creía Marco, aunque a decir verdad, era lo que le hubiese gustado. Volar lejos, muy lejos. Poder huir de allí, del mundanal ruído que le atenazaba su psique, de los rumores que lo habían doblegado, porque ya no aguantaba más. Comportamientos egoístas e interesados de habitantes de una ciudad de carroñeros y sinvergüenzas, una ciudad de un país de corruptos y zafios. Volar   a un mundo diferente, lejos de aquel que lo había devorado por dentro, carcomiendo un alma en la que no creía…


g-sayah


Microrrelato 87.0


15343005-DFEC-4D52-B219-69AA3890A9E0_1_105_c


No es cierto que tengan siete vidas, pero casi. Se convierten en leyenda, personajes que aparecen y desaparecen cual bruma mañanera de invierno, y te preguntas… ¿te acuerdas de aquel tipo que pedía limosna en la esquina de la 52th y qué siempre estaba empinando una botella de vino ramplón? Y oíste por ahí que había fallecido, que ya estaba en las últimas. Pobre diablo, ‘ya descansa en paz’… la vida que le había tocado en el desafortunado reparto de los destinos al nacer… Y cuando menos te lo esperas lo ves de nuevo en el mismo lugar pidiendo unas monedas…


g-sayah


 

Microrrelato 86.0


6AD7DB2E-9B10-4964-A538-8B06266C9B6F_4_5005_c


Nos dejaron sin magdalenas. Las que el día antes mi abuela había horneado con tanto amor. Me cercioré por el resto de migas esparcidas por la mesa tipo isla que teníamos en la cocina. Mi padre hoy no leía el periódico, parecía nervioso. Siéntate y desayuna, me dijo mi madre que también noté algo inquieta. No tengo hambre, dije. Había pensado llevarme una par de magdalenas al ‘insti’. Lo siento cariño no quedan. Mi padre sacó los ojos del fondo de la taza de café… se lo han llevado todo, dijo, esta noche, no han dejado nada…


g-sayah


Microrrelato 65.0


90AABA68-6071-4F5E-86EE-8ACACC6BB82B_4_5005_c


Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo. Siempre lo había sido, pero era su hijo. Su actitud distaba considerablemente de lo que hubiese sido normal para un chico de su edad, parecía incluso que la semilla en su nacimiento la había plantado el mismísimo diablo, por lo que estúpido, no dejaba de ser un gran eufemismo. Hacía daño a todos, no se llevaba con nadie, pero aquel fatídico accidente, en el que primero la conciencia, y más tarde la memoria, ambas perdidas por el fuerte trauma, podría brindarles una segunda oportunidad vital y necesaria…


g-sayah


Microrrelato 64.0


19B0F7C2-E63A-4AFE-B166-FF07E2DB16E4_4_5005_c


Ninguno de los niños que había en el arcón era Tomás, por lo que las indicaciones de aquel ser indeseable no eran exactas. Jugaba con nosotros, mentía, siempre se guardaba algo con lo que seguir negociando… mi compañera y yo nos sentíamos impotentes, y aunque conseguimos atraparlo y encarcelarlo, uno de los asesinos más crueles con los que nos habíamos topado, con su traje naranja se burlaba, ya no de nosotros, sino de las familias de las víctimas que necesitaban conocer la verdad, una verdad que les permitiera pasar una horrible y dantesca página de sus vidas…


g-sayah


Microrrelato 63.0


Viajar I


Cuando se ausentaba de casa dejaba flotando en el ambiente su inconfundible esencia, olor, bálsamo embriagador que despertaba sensaciones de omnipresencia. Lo hacía con frecuencia, y en períodos relativamente largos, ya que su trabajo le obligaba a pernoctar constantemente en lugares donde nadie en la empresa era capaz de triunfar. Si, era un triunfador, un individuo formado y mentalizado para conseguir cualquier objetivo que se propusiera, y por otra parte, un ser excepcional, buen padre, magnífico esposo y un amigo encantador… esta vez los avatares de la vida hicieron que su ausencia física fuera para siempre…


g-sayah