madrid_57.0


madrid_57.0


Después de un paseo por el pueblo, en el que en poco tiempo recorrieron sus escasas pero encantadoras calles, tomaron asiento en la terraza de un coqueto café para descansar y leer un rato.

A Rachel le sorprendía, a la vez que le agradaba enormemente poder compartir con alguien un silencio tan reparador como aquel. Siempre había sentido aquella situación un tanto incómoda, como si uno de los dos protagonistas del callado momento tuviese la obligación de decir algo para romper lo que se suponía embarazoso.

Con Eric era distinto. Podían estar juntos durante un tiempo infinito, que la sensación placentera no desparecía, lo que le llevaba a pensar si él sentiría lo mismo…


g_sayah


madrid_56.0


madrid_56.0


Alcanzó el sobre y lo guardó en el porta documentos que había preparado para las entrevistas de trabajo que tendría esa mañana, ya que después de sopesarlo durante unos intensos minutos decidió que lo abriría más tarde. 

Le daba muy mala espina, por lo que si el tema realmente era jodido, lo sería en cualquier momento, así que esperaría a cerrar sus citas con los responsables de recursos humanos de las empresas en las que un par de semanas antes había entregado su currículum. 

Antes de salir del apartamento, le sonó el iPhone, era María desde el trabajo. Quería saber como le iba, si se había quedado dormido o si estaba ya de camino a sus encuentros. Le comentó que se disponía a salir en ese mismo momento y le propuso que si acababa pronto la llamaría para hacerle una rápida visita, tomar un cafecito y de paso contarle como le había ido, aprovechando su descanso en la oficina. María se mostró encantada con la idea. 

– Vale. Espero tu llamada. Que tengas muchísima suerte. Seguro que te va a ir bien. Luego hablamos –

– Muchas gracias María. Un beso –

– Un besado Vinc –


g_sayah


microrrelato_2.0


#superman#


#dream#better#awake#

El malvado Luthor había puesto kryptonita en la bodega.

– Cariño, buenos días. Anda levántate mientras te preparo el desayuno que es la hora.

Marco abandonó el sueño que estaba teniendo para encontrarse de nuevo con la cruda realidad.

Por primera vez en su vida tenía miedo de ir a clase. Deseaba fingir que estaba enfermo, es más, sentía un terrible deseo de que se lo tragase la tierra.

Estuvo a punto de contarle a su madre lo que le estaba ocurriendo en el instituto, pero  no quería preocuparla, y tras pensarlo un momento decidió que él mismo lo solucionaría.


g_sayah


relato_8.0


FullSizeRender


Mudarnos al campo creo que ha sido lo mejor – ¿no lo crees tú así cariño? –

– Pues no lo sé Carlos. Conforme vaya pasando el tiempo te lo diré. Aunque pienso que huir de la realidad y de los problemas sea la solución –

– ¡Pero es que el día a día ya era imposible de llevar! – De todas formas, si a ti te parece bien, nos damos un tiempo y una vez te recuperes, lo sopesamos detenidamente y vemos que nos apetece hacer, si volver al pueblo o mudarnos a una ciudad más grande donde la gente sea menos indiscreta y pasemos inadvertidos. Me trae sin cuidado el lugar, estando contigo me siento bien y soy feliz. Por cierto Javi, espero que nunca se te olvide…

– Que no se me olvide qué…

– Que te quiero… –


g_sayah


A %d blogueros les gusta esto: