madrid_53.0


madrid_53.0


María no reparó en el sobre que había en el suelo, justo detrás de la puerta. Por suerte, fue Vincent quien entró primero, y con gran habilidad, de un sutil puntapié lo deslizó bajo el sillón que tenía a su izquierda.

Dejaron el exiguo equipaje en la entrada a la espera de ser deshechos más tarde.

– Voy a darme una ducha rápida. La necesito – Dijo María conforme se iba despojando de la ropa por el camino.

– Me parece perfecto. Yo voy a preparar café, o te apetece que bajemos a tomarlo –

– Nos lo tomamos aquí mejor, si no te importa, descansamos un poco y si tú quieres salimos a cenar –

– No se hable más, tus deseos y mi necesidad de complacerlos son pura sinergia para mi felicidad –

Después de que María saliera del baño, disfrutaron de dicho café. Vincent también quiso ducharse, pero no lo hizo hasta que terminaron de hacer el amor…


g_sayah


Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: