Microrrelato 1.0


Espacio exterior


Cerró los ojos y sopló las velas. Pensó el deseo – que la sensación de ese instante producida por la oscuridad breve y reconfortante del momento, se convirtiera en un hecho permanente e infinito –

No ver a nadie, estar sola, lejos de todo, de la vulgaridad, de la monotonía, de la hipocresía, de todo cuanto odiaba y a la vez la rodeaba. 

Una utopía, una quimera, un mundo donde vivir una vida menos amarga y ponzoñosa.

Una vida en un mundo cruel e injusto al que desde la pérdida de su amado esposo nada le unía. Cumpliría con su promesa para con él, iría en su búsqueda…


g-sayah


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: