Microrrelato 68.0


Macondo


Tengo pensado hacer varios peces de colores, aunque no me importaría que en este experimento improvisado y como por arte de magia, me salieran ‘pescaditos de oro’, como hiciera aquel macondiano en sus momentos de soledad. Todo está en el pensamiento, supongo, claro que lo de la ‘aldea feliz’ resulta una utopía. En cualquier caso, todo lo contrario, este lugar dista bastante de ser la ‘arcadia’ donde sus habitantes disfrutan de una digna calidad de vida, sin preocupaciones que no sean las que van más allá de lo cotidiano. Y es que el gobernador no gobierna y su pueblo está abandonado a su suerte…


g-sayah


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s