Poeta en Nueva York 45.0


87F3F836-838F-4997-BED6-244905E10E17_4_5005_c


Relato 150.0


Como cualquiera de por aquí vago alienado aunque someramente consciente de que aún existe una salida, un pequeño recoveco por el que huir de esta insoportable existencia.

Mirar en mi interior y preguntarme qué quiero ayudaría a tomar una decisión que me obligue a salir de este círculo de uróboros en el que me veo dando vueltas desde hace bastante.

Luces y sombras,

alba, crepúsculo.

Lentos pasan los días

sin saber que quería..

La perspectiva de una frustración enraizada me atormenta, y la esperanza de una ‘no alienación’ poco a poco se va desvaneciendo pensando en que el destino me tiene deparado algo trágico, aunque espero y deseo lo contrario.  Mientras, aguardando una señal a la que aferrarme, mi triste vida, día a día se va consumiendo…


g-sayah


Microrrelato 66.0


CC1656C5-8ADE-4084-A41C-8DB1E2BE43D1_4_5005_c


Esas alas de plástico servían para volar, o al menos eso creía Marco, aunque a decir verdad, era lo que le hubiese gustado. Volar lejos, muy lejos. Poder huir de allí, del mundanal ruído que le atenazaba su psique, de los rumores que lo habían doblegado, porque ya no aguantaba más. Comportamientos egoístas e interesados de habitantes de una ciudad de carroñeros y sinvergüenzas, una ciudad de un país de corruptos y zafios. Volar   a un mundo diferente, lejos de aquel que lo había devorado por dentro, carcomiendo un alma en la que no creía…


g-sayah


Relato 145.0


1DAA6D2C-3B7D-436D-A24A-2D4F1DF5B37F_1_201_a


Tuvo una sensación al llegar, como si la ciudad estuviera esperándola. Más luces que sombras deseaba encontrar en aquella desconocida urbe, un poco gris pero acogedora y algo caótica pero magnánima con los que aparecen por sus calles y habitan sus edificios buscando una oportunidad. Ora bulle rauda, ora se apacigua y te calma.

Convencida de que no se arrepentiría de haber dejado atrás su rancio pueblo en el que hacer realidad sus sueños era algo imposible, sentía mariposas en el estómago pensando qué le tendría deparado el destino…


g-sayah


 

Microrrelato 87.0


15343005-DFEC-4D52-B219-69AA3890A9E0_1_105_c


No es cierto que tengan siete vidas, pero casi. Se convierten en leyenda, personajes que aparecen y desaparecen cual bruma mañanera de invierno, y te preguntas… ¿te acuerdas de aquel tipo que pedía limosna en la esquina de la 52th y qué siempre estaba empinando una botella de vino ramplón? Y oíste por ahí que había fallecido, que ya estaba en las últimas. Pobre diablo, ‘ya descansa en paz’… la vida que le había tocado en el desafortunado reparto de los destinos al nacer… Y cuando menos te lo esperas lo ves de nuevo en el mismo lugar pidiendo unas monedas…


g-sayah


 

Madrid 22.0


fullsizeoutput_119d


Eric Larsson miraba incrédulo el dosier que Fox le había dejado el día antes. Lo estudió con detenimiento en poco tiempo, ya que era bastante escueto, lo que no quitaba que fuera muy conciso y revelador.

Sólo con algunas fotos aportadas por el autor del trabajo, se deducía de manera flagrante la infidelidad de la mujer de su viejo amigo. Datos de ella, de su amante. La primera lectura que hacía era que lo que pretendían era simplemente pasar un buen rato. -¿Y quién no? – Se dijo.

Al corrupto concejal no le cuadraba que las intenciones de Fox fueran que ‘desaparecieran del mapa’, palabras textuales que salieron de su boca, con un arranque de rabia e impotencia la mañana antes. No entendía cómo una, a simple vista, vulgar infidelidad, algo habitual hoy en día, provocara una reacción tan violenta y desmesurada para con la pareja en cuestión.

Larsson lo pensó fríamente. Presumía de ser un tipo pragmático, y lo que Fox le propuso como solución, desoyendo las primeras propuestas que le había sugerido él, distaba mucho de ser una alternativa lógica y práctica, más bien era harto complicada y extrema.

Había algo más, no sabría decir en ese momento qué podría ser, pero estaba completamente seguro que aquel marido despechado no estaba siendo del todo sincero. Nadie asesinaría a su mujer y a su amante sin un motivo poderoso, al menos eso era lo que él pensaba. – Demasiado arriesgado por un simple ataque de cuernos. –

Quedó en llamarlo en un par de días con un plan, hasta entonces intentaría averiguar que carajo era lo que en realidad había detrás de todo el asunto, ya que no estaba dispuesto a complicarse la vida sin que estuvieran todas las cartas sobre la mesa. Aquella historia apestaba…


g-sayah


Poeta en Nueva York 44.0


57CB8997-2471-408B-A463-5682530E5A42_4_5005_c


Relato 149.0


Frío, hace frío. Un frío que te llega a lo más profundo, física y mentalmente. Un frío que te hiela la sangre y te bloquea el pensamiento. hace frío, tengo frío…

El frío es capaz de paralizar sensaciones, inmovilizar articulaciones, adormecer extremidades corporales, anestesiar ideas… frío que arrastra una ventisca que corta el aire que respiro, y que araña mis pulmones cual afilada navaja barbera. Un frío implacable que sin pedir permiso y poco a poco ha  congelado mi – en otro tiempo – ardiente corazón…


g-sayah


Poema 8.0


7E76366E-96CC-47BD-9246-37CC69F8ADFF_4_5005_c


Permaneces en mí

con notable esfuerzo.

Tu mirada, tu sonrisa

todavía hoy, espero.

Tus labios, tus pómulos,

la fe no pierdo.

Mi vida, tus caricias,

lo pienso y lo anhelo.

Tu embriagador aroma

en mi memoria retengo.

Vivo, pero sin vivir

y vivir así, no puedo…


g-sayah


 

Microrrelato 86.0


6AD7DB2E-9B10-4964-A538-8B06266C9B6F_4_5005_c


Nos dejaron sin magdalenas. Las que el día antes mi abuela había horneado con tanto amor. Me cercioré por el resto de migas esparcidas por la mesa tipo isla que teníamos en la cocina. Mi padre hoy no leía el periódico, parecía nervioso. Siéntate y desayuna, me dijo mi madre que también noté algo inquieta. No tengo hambre, dije. Había pensado llevarme una par de magdalenas al ‘insti’. Lo siento cariño no quedan. Mi padre sacó los ojos del fondo de la taza de café… se lo han llevado todo, dijo, esta noche, no han dejado nada…


g-sayah