Poeta en Nueva York 41.0


B0C7A82F-05E8-4867-887F-A5511C64CD08_1_201_a


Relato 144.0


Sentado en mi carcomido banco…

Por la regularidad con la que lo visito podría tomarme la licencia de apropiármelo, figuradamente al menos. Son cuantiosos los ratos desde que llegué los que paso sentado en él y con quien comparto sueños y reflexiones, también dudas, dudas sobre quién soy, que estoy haciendo aquí y qué me tiene deparado el destino.

Miradas anónimas,

almas vacías e impías.

Noches calladas y sombrías

huérfanas, derraman lágrimas,

aguardando la luz del día.

Tengo un nuevo amanecer,

tesoro al que no renunciaré.

No sé cómo pero lo conseguiré…

Echando la vista atrás, no me cabe la menor duda de que el abandono de mi antigua zona de confort fue un acierto. En mi particular huída hacia un territorio más arriesgado, la experiencia me hizo soltar bastante lastre, superando multitud de prejuicios al instante, venciendo tabúes, saliendo por fin del maldito armario, y ahora, sentado en mi carcomido banco, navego en un mar de incertidumbre…


g-sayah


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: