Madrid 13.0


276EAD17-B61A-475E-B149-6D14DD7929AC_4_5005_c


Le sorprendió ver como su compañero de tan censurable profesión recogía a la chica del trabajo, y tras pasar por su casa, se dirigían a la estación de Atocha. 

– ¿A dónde coño iban? – Se preguntó. Tuvo que hilar fino para conseguir un billete con el mismo destino y así no perderlos de vista. Qué irían a hacer en Sevilla. No dejaba de ser desconcertante la actitud de aquel ‘profesional’. Aún así, sería paciente y no dejaría de observar sus movimientos, al fin y al cabo, para eso le pagaban.

A escasos veinte metros de la pareja, en uno de los andenes, antes de subirse al tren, informó telefónicamente a su cliente de los últimos pasos de Vincent.


G. Sayah


 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: