Microrrelato 54.0


La muerte en el espejo

Era lo único que podíamos hacer por él, dadas las circunstancias. La decisión era suya, sólo y exclusivamente suya. Poco más que consejo, y siempre el mismo… – deberías dejarlo antes de que te lleves un disgusto. No te hace ningún bien, ¿lo sabes verdad? – 

El caso es que no lo aceptaba, desoía cualquier comentario con respecto a su adicción, y de recibir ayuda ni hablamos.

También el médico se lo dijo en su día, pero ni caso. Tampoco imaginamos lo que sucedería, y ahora ya era demasiado tarde. En una revisión rutinaria, la noticia cayó como una bomba… Un tumor en su etapa tres.


G. Sayah


5 respuestas a «Microrrelato 54.0»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: