Poeta en Nueva York 12.0


Relato 114.0


fullsizeoutput_7d2


Auténticos personajes de guiñol, aunque sin ser conscientes de ello. Pura poética empresarial que hipnotiza a todos de manera subliminal, haciendo que el río de la vida fluya automáticamente sin el menor atisbo de cambio.

Un cambio, por otro lado, que propiciaría un acercamiento a la libertad, a una emancipación mental de la que solemos carecer por la dominación social y los prejuicios intrínsecos que albergamos, y que nos mantienen encerrados en nuestra ‘zona de confort’.

Maldita franja obligada,

efímero abandono.

¡Regreso rápido

y experiencia frustrada!

La ciudad me ofrece correr el riesgo, la posibilidad de alcanzar un mágico objetivo… la felicidad, pero esta se encuentra por debajo del umbral de mi conciencia. Mi cerebro carece de estímulos necesarios para tan sencilla experiencia, ignorante de lo que puede conseguir, despreciando lo breve de la realidad, mientras el reloj de arena no ceja en su empeño de agotar un tiempo que nunca regresará, un tiempo pretérito reducido a unos cuantos recuerdos perdidos en la memoria…


G. Sayah


 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: