Spin-off 17.0 / Capítulo 42

 


Sonó el despertador y a duras penas abrió los ojos. Había dormido poco y las legañas se hacían enemigas del amanecer. 

Por unos momentos pensó que todo había sido un sueño. La cena, el anillo, el si quiero, el hacer el amor como si no hubiese un mañana… Todo rozaba la perfección, y por otro lado pensaba que no era posible, y que en algún momento todo se truncaría. No malgastó mucho tiempo en aquellos pensamientos y decidió disfrutar del momento, que era muy hermoso.

Mark dormía plácidamente, apoyado sobre su lado izquierdo y mirando hacia el centro de la cama. Un hilillo de saliva le caía de la boca hacía la almohada cual estalactita de caverna calcárea. Aún así, tenía su encanto.

Pese al sonido de la alarma que dictaba la puesta en marcha de un día más, el inspector tenía la habilidad o el defecto, según se mire de no despertarse, era inmune a los despertadores, que gracia, se decía David, que esbozó una sonrisa al pensarlo, a la vez que lo besaba con cariño para después decirle en un susurro que iría poniendo la cafetera y que se metería en el baño para darse una ducha.

– Estupendo cariño, pero déjame cinco minutitos más –

David volvió a sonreír mirando de soslayo al que deseaba fuera el amor para el resto de su vida.

Antes de meterse en el baño, volvió a llamar a Mark y le dijo que el café estaba subiendo, y cuando salió, encontró a este sentado a la mesa de la cocina, periódico en mano, en calzoncillos, los ojos medio pegados, los pelos revueltos y con dos tazas de la aromática bebida recién servidas.


fullsizeoutput_1268


– Buenos día David. Me tomo el cafecito contigo y me meto yo en la ducha. –

– Me parece genial. Es lo mejor que puedo y quiero hacer ahora: compartir estos minutos contigo, aquí, en nuestro pequeño reducto al que llamamos hogar. – Y es que cada momento que vivía junto a Mark, a David le parecía un regalo, único, mágico, un tiempo que querría encapsular en una botella para que no se escapara jamás. Tiempo encorsetado entre paréntesis convexos que expulsaban todo lo negativo de la vida hacia fuera. Era increíble y echando la vista atrás, no muy lejos en la línea temporal, recordaba lo mal que lo pasó después de la ruptura con Samuel. Creía con todas sus fuerzas que no lo superaría, fueron momento duros y en los que no se imaginaba, ni por asomo, lo que el destino le tenía deparado.


G. Sayah


 

Anuncios

Spin-off 17.0 / Capítulo 41


Una vez terminado el café, dobló el periódico dejándolo en la mesa, se puso las gafas de sol, cerró los ojos y se dedicó por unos minutos a no pensar en nada, a relajarse, a absorber los destellos del astro rey y a escuchar los sonidos de su alrededor, sonidos que le traían muy buenos recuerdos.


eventos - 2167


Pasada más de media hora en la que logró alcanzar una reparadora tranquilidad, mental y física, decidió que era momento de irse. Dejó unas monedas en el plato donde el camarero le había traído la cuenta, propina incluida por supuesto, y se dirigió a la cabina telefónica que había en la esquina. Introdujo algunos euros por la ranura correspondiente, a la vez que pensaba que poca gente hacía ya uso de los teléfonos públicos, y que poco a poco estaban desapareciendo del paisaje urbano. Marcó el prefijo estadounidense y el número en cuestión, y tras dos tonos de llamada una voz femenina le contestó con unos dulces ‘buenos días’.

– Buenos días, páseme con él’. –

De nuevo dos tonos. – Hola amigo mío, ¿cómo ha ido todo al otro lado del océano?. Seguro que ha podido resolver los asuntos que tenía pendiente. Lo digo por que la prensa esta mañana está que arde. Aunque a lo mejor usted no tiene nada que ver. –

– Si. Todo ha ido bien. Todo perfecto. El plan salió como se esperaba y el resultado satisface a los que me pagan.

– Me alegro. Espero entonces su llegada para concretar como vamos a terminar de solucionar lo nuestro. Espero que su labor sea igual o más eficiente que hasta ahora, y no lo digo porque lo esté haciendo mal, todo lo contrario, sino porque estoy convencido de que sus habilidades harán que el final aquí sea garante de éxito. No me cave la menor duda. –

– Me alegra que piense así. Le veo mañana. –

– Perfecto. Hasta mañana entonces. –

Colgó el teléfono y se montó en la Vespa que había alquilado días antes y que tenía aparcada allí mismo.

A un par de calles del café estaba el hotel donde se alojaba. No tardaría mucho en llegar, por lo que decidió dar un rodeo para disfrutar unos últimos instantes de las romanas calles antes de subir a su habitación.

Una vez allí, encendió un cigarrillo y se lo fue fumando mientras preparaba el ligero equipaje del que disponía para esos casos, con la intención de dejar el país esa misma tarde con destino a Nueva York.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 40


fullsizeoutput_1253


El café, impresionante. En pocos lugares como aquel, un acogedor rincón de una pequeña plaza romana, podía disfrutar de su bebida favorita. En taza, sabor intenso, aroma embriagador y con una textura inigualable, cada sorbo que tomaba le hacía viajar por los orígenes de los mejores granos recolectados a lo largo y ancho del mundo.

Esbozaba una sonrisa leyendo los titulares de la prensa internacional. Esta se hacía eco del atentado sufrido por el primer ministro israelí en suelo judío, dando al traste con su vida. Vida por otro lado, según el artículo, llena de luces y sombras tanto en lo político como en lo personal. El autor aprovechaba el deceso del ya ex dirigente del gobierno de Israel para hacer un resumen de lo que había sido su longeva trayectoria. Paul no podía estar más de acuerdo.

Un único y certero tiro en la cabeza, perpetrado por un profesional, al que se le estrechaba el cerco. Un individuo que tenían identificado y que detendrían antes de que abandonase el país. Estas eran las palabras entrecomilladas que aparecían escritas y que por lo visto habían salido por boca del jefe del MOSSAD en una rueda de prensa ofrecida horas después del magnicidio.

Paul no podía más que seguir con la sonrisa reflejada en su rostro ante tal mentira, y sentir compasión por el desgraciado que la policía del país judío seguro que presentarían en pocas horas como asesino de su líder político. Cualquier ciudadano palestino que pasara por allí haría de cabeza de turco, y lo utilizarían con el único fin de aparentar un estado de seguridad y eficacia que en realidad dejaba mucho que desear. Bien lo sabía él.

– Que no había abandonado el país – Se decía irónicamente mientras tomaba el último y delicioso sorbo de su magnífico ristretto.


G. Sayah


 

Spin-off 17.0 / Capítulo 39


Downtown IV


Mientras esperaba pacientemente, pensaba en el siguiente paso que tenía que dar en el asunto de Nueva York. Trabajo que llevaba de forma paralela a este y sin demasiado esfuerzo.

Después de la colocación del artefacto explosivo en la comisaría, quería cerciorarse de que las posibles pruebas que lo vinculasen, tanto a él como a su cliente, hubiesen quedado destruidas de manera permanente. 

La policía solo rastrearía el origen del explosivo, lo que crearía algo de confusión, pues se trataba de un explosivo fabricado en Rusia y adquirido en Corea del Norte, lo que traería de cabeza al personal científico de la 47.


G. Sayah