Microrrelatoser 23.0

Y se ríe cuando piensa que dijo no en un primer momento. No solía aceptar esos casos, la investigación de una infidelidad le aburría, pero como detective pasaba momentos de penuria económica.

Un primer registro al nidito de amor. Subió las escaleras hasta la habitación doscientos veintiuno, forzó la puerta, apenas si le dio tiempo a encender la linterna cuando tropezó en el recibidor.

Ojos abiertos pero sin vida, poca sangre, signos de estrangulamiento, olor a nuez moscada, ropa sado…

– ¿Se les habría ido de las manos la historia a los tortolitos? Este caso va más allá de una simple infidelidad. –

2 respuestas a «Microrrelatoser 23.0»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: