Relato 72.0

El nombre en clave de la operación era Zeus, pero ni el mismísimo padre de los dioses y hombres podía evitar en ese momento que la vejiga del inspector Deivid estuviera a punto de reventar.

Le habían asignado la vigilancia de un loft de la calle 23, donde se sospechaba que estaba operando la camorra, tema de drogas. Su compañero roncaba en el asiento trasero y tenía un mal despertar, así que decidió aguantar la necesidad imperiosa de mear, a soportar el agrio carácter de aquel.

Dirigió el objetivo de su cámara a los bajos del edificio, al tiempo que miró su reloj, ya daban las tres de la madrugada, cuando percibió movimiento. Cuatro individuos salían de un soportal cargando dos grandes bultos, dirigiéndose a la parte trasera de una furgoneta negra que permanecía aparcada allí hacía varias horas.

Aquello no tenía pinta de que fueran fardos con sustancias estupefacientes, más bien parecían bolsas para contener cadáveres…

One Reply to “Relato 72.0”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s