Microrrelato 77.0


325DA151-05D4-42FA-A2A6-3D29A8F081C1_4_5005_c


Me llamarán para que baje a cenar en familia, al final de la calle, allí han quedado todos. Yo intentaré llegar de los primeros para coger un buen sitio, cerca de él. Aunque normalmente son doce y se reúnen rutinariamente todas las semanas, casi siempre los lunes, esta vez quieren ampliar el círculo y nos han invitado a unos cuantos para conocernos mejor y poder integrarnos poco a poco. Jesús, al que llaman ‘El Mesías’, la ha denominado ‘La última cena’, y te aseguro que para él lo será…


g-sayah


Relato 105.0


90697863-8E41-4C55-9FF8-A84DD27CD3CA


Apenas tres meses en el cuerpo, su primera intervención de envergadura, y en punta de lanza. – ¡No te preocupes! ¡No me voy a despegar de ti! – Le gritaba su compañero antes de ponerse la máscarilla para adentrarse en terreno hostil. 

Tumbados, arrastrándose por el pasillo del apartamento avanzavan con decisión. El plano neutro había bajado casi a ras de suelo, por lo que la visibillidad era ya prácticamente nula.

El corazón le latía con fuerza, rápido, bombeando sangre urgentemente por todo su organismo, el momento lo demandaba. La adrenalina por las nubes, sus músculos tensos y la respiración agitada, todo, en su conjunto, hacía que la complicada situación se llevara lo mejor posible.

Todo crujía, sonidos sibilinos alrededor, la temperatura bastante elevada y a cada centímetro que avanzaban se iban encontrando obstáculos inesperados, objetos inservibles en aquel contexto. Pero tenían que llegar.

La información entró clara y concisa: ‘Incendio en vivienda. Quinta planta. Dos personas atrapadas por el fuego, dos niños…’ 

Los padres por suerte o por desgracia, según se mire, habían conseguido salir, aunque algo afectados por inhalación de humo, y desconsolados por no poder ayudar a sus pequeños, bloqueados en el dormitorio donde en aquel fatídico momento se suponía que dormían plácidamente.

Ya, en la cama del hospital, Marco abrió los ojos y lo primero que vio fue una cara desconocida. Era el bombero que le había salvado la vida. Al lado sus padres, con lágrimas en los ojos, tras comprobar que su hijo se recuperaría.

– Me alegra que estés bien. Los médicos dicen que eres un chico fuerte y que pronto estarás pegándole patadas al balón de nuevo, porque me han dicho que juegas al fútbol…-

– ¿Y mi hermana…? –


g-sayah


Madrid 30.0


maría


Después de hacer el amor, apuraron los cafés, semi sentados en la cama, en silencio, disfrutando del momento.

Encendieron un cigarrillo que compartieron, sin hablar, a la espera de que alguno se decidiera, aunque dicho silencio fuera de lo más reconfortante y placentero.

La decisión no llegó en forma de mutismo roto, fue volver a entregarse a la pasión desenfrenada del sexo. Vincent tomó esta vez la iniciativa, una iniciativa que a María le estaba leyendo el pensamiento.

Se entregó como si de su primera vez se tratara, lo que para él no paso inadvertido durante los más de veinte minutos en los que ella alcanzó tres espectaculares orgasmos.

Exhaustos, ya no quedaba café que apurar, pero si otro cigarrillo que compartir. De nuevo, silencio, se gustaron, saboreando el momento, viviendo un presente que desconoce un pasado que a lo mejor no existía, e ignora  un futuro que poco importaba.

María se incorporó y le dio un cariñoso beso en los labios a Vincent. – No te muevas de aquí. He tenido una idea 

Salió de la cama, se enfundo sus 501, se calzó sus zapatillas y se puso la camiseta que Vinc había dejado a la mano la noche antes – Salgo un momento. No tardo 

– ¿A dónde vas? –

No había terminado de preguntar cuando María ya había abandonado la habitación…


g-sayah


Relato 3.0


87F3F836-838F-4997-BED6-244905E10E17_4_5005_c


Mirar un bosque nevado a través de una gran ventana, lejos del mundanal ruido y de gente despreciable, y si no era mucho pedir con una buena novela entre las manos. Ese era el sueño de Roberto. Un sueño que tendría que esperar a cumplir en otro momento de su vida, ya que su presente lo ocupaba un caso de asesinato. Como abogado penalista afrontaba un gran reto, antagónico a su sueño, eso sí, sueño y reto se había propuesto llevarlos a cabo, de una forma u otra, tarde o temprano… 


g-sayah


Microrrelato 76.0


402D4169-098F-45C2-BB6F-0C33048F18FB_1_201_a


Ya tengo los pies fríos. Era un pensamiento más que una sensación, porque sentir, lo que era sentir, había dejado de hacerlo. Un aura la rodeaba, como si su alma intentara escapar, y era cierto, en unos segundos ascendería, o descendería, porque ella siempre insistía en que cuando muriese iría al infierno. En un callejón sucio y oscuro le dieron el ticket de entrada a modo de navajazo. Más frío, que extraño, creí que tendría calor, me dijeron que ardería, y no es lo que hasta ahora percibo. Preguntaré, no vaya a ser que esté equivocada y este no sea el lugar al que pertenezco… 


g.sayah


Madrid 29.0


ocaso


– No se cómo empezar, pero intentaré no andarme con rodeos –

– Joder Eric, empiezas a preocuparme – Dijo Rachel retirándose la taza de los labios con desesperación.

– Pues sí, es para estar un poco preocupada. Al menos yo lo estoy –

– ¡Anda, ve al grano de una vez! –

– Tu marido sabe lo de tus escarceos amorosos – Aunque fue directo, Eric intentó suavizarlo con un eufemismo.

– Qué escarceos. De qué me estás hablando –

– No te hagas la sueca. Lo sabe y tiene pruebas, entre ellas algunas fotografías tuyas con ‘tu amigo’ 

– No me jodas ¿Y tú como te has enterado? ¿Y por qué vienes a contármelo? Aunque la verdad, pensándolo bien, supongo que tengo que agradecértelo –

– Bueno. Deja las gracias para más tarde. Sinceramente, me gustaría no tener que estar aquí diciéndote esto, en medio de todo este fregado, pero Robert vino a hablar conmigo hace unos días 

– Vaya, yo creía… –

– Si, lo sabe todo, o casi todo, y lo peor es que no lo está afrontado muy bien. Cuando estuve con él me dio la sensación de que anda algo desesperado ante la situación –

– Cuanto lo siento. Lo nuestro lleva mucho tiempo sin funcionar y yo necesitaba… –

– No quiero, ni hace falta que me des ninguna explicación. Lo que si quiero es que me escuches con atención. Me consta que has tenido un importante golpe de suerte por el hecho de que acudiera a mi 

– ¿Por qué dices eso? –

Eric le dio un largo sorbo a su taza de café, y tras dejarla en la mesa, respiró hondo y le cogió la mano a Rachel con un ademán de cariño…


g-sayah


Relato 2.0


Starbucks


Michael lo presentía, pero ni de lejos se imaginaba el día, que de manera inevitable y fatídica se le venía encima.

Hacía frío, un frío duro y chirriante. El sol lo intentaba, pero le era imposible, y si hubiese podido, habría desistido en el intento de calentar unas calles por las que corría un aire gélido, demasiado para sus rayos tenues y fugaces.

Hoy especialmente necesitaba ese café que tanto disfrutaba todas las mañanas a las seis en punto, y no tanto por su sabor  o por la cafeína, sino por tomar algo caliente que le confortara y a la vez impidiese que fuera medio encorvado y embutido en el anorak.

– Lo tomaré en el coche de camino a la oficina mientras escucho las noticias por la radio – pensó. Enfiló la avenida Pennsylvania en su Chevrolet negro una vez abandonó la cafetería donde Isaac, su barista favorito le sirvió el brebaje lo más caliente que pudo.

El primer sorbo fue reconfortante. Mientras ponía la calefacción, el segundo no pudo engullirlo. No  daba crédito a lo que oía en las noticias matinales, y tampoco hizo falta que el locutor las repitiera, ya que llegando a la altura del 935 casi desfallece. 

– ¿Dónde está el edificio? ¿Qué ha ocurrido? –

Su lugar de trabajo se había convertido en un amasijo de hierro y hormigón amontonados y con un desorden dantesco.

Su instinto le hizo consultar su iPhone – ¡Mierda! Está sin batería. Anoche se me pasó ponerlo en cargar… –


g-sayah


Madrid 28.0


starbucks


No pegó ojo en toda la noche, hasta que decidió levantarse de la cama, temprano, no había amanecido aún, dejando a María durmiendo. Quizás el insomnio le venía por la impaciencia que tenía por lo que ella le fuera a decir con respecto a la conversación del día anterior.

Intentó no hacer ruido, quería que descansara, era consciente de que ella cogió el sueño tarde, y si todo iba ‘bien’ le gustaría aprovechar el día pateando la ciudad.

A oscuras, se vistió con lo primero que encontró, es decir, con la misma ropa con la que había salido anoche, lo que le importaba un pepino. Agarró su iPhone y la tarjeta de la habitación y bajó a por un par de cafés.

Cuando regresó María estaba dándose una ducha.

– Buenos días guapísima, ¿cómo has dormido? – Le dijo, sin entrar en el baño, alzando el tono de su voz.

– Bastante bien  ¿Y tú? –

– Muy bien. – Mintió para no preocuparla – He traído café –

– ¡Estupendo! Necesito cafeína tanto como necesitaba la ducha. Salgo enseguida –

– Ok. Te espero a que termines –

María salió con una toalla que le recogía el pelo a modo de turbante, y una camisa de Vinc, como únicas prendas sobre su cuerpo, despidiendo un suave y agradable aroma a gardenia. Eso, su descalzo andar sobre la moqueta y una dulce sonrisa, provocó en él un efecto sinérgico que le erizó el bello de la nuca y casi le provoca una erección.

– ¿Y ese café? –

– Toma, aquí tienes –

– Gracias –

Apenas si le dio un par de sorbos, dejó el vaso en la mesita de noche, haciendo lo mismo con el que sostenía Vincent, que hasta ese momento estaba sentado en la cama disfrutando de su cálida bebida. 

Lo empujó suavemente, de manera que quedó tendido. Sin prisas, gustándose, se quitó la toalla que le sostenía el todavía mojado cabello, con un gesto que a él le pareció de lo más sensual, y seguidamente, comenzó a desvestirlo. Vincent con los ojos que se le salían de las órbitas no perdía detalle, y sus manos acompañaron el erótico cuerpo de María cuando esta se puso a horcajadas sobre su pene, duro y erecto, el cual entró en ella de manera placentera, sin dejar atrás ni un centímetro, ayudado por la gravedad y lo húmedo de su sexo…


g-sayah


Poeta en Nueva York 50.0


402D4169-098F-45C2-BB6F-0C33048F18FB_1_201_a


Relato 156.0


Sabemos que la vida concluye tarde o temprano, pero lo que no sabemos es qué nos vamos a encontrar una vez exhalado el último aliento, una vez crucemos ese umbral. 

Con esta premisa, la mayoría de los mortales nos aferramos a ideas muy dispares sobre lo que podría o no podría ser lo que hay más allá, y mientras estamos vivos coqueteamos con ciertas creencias, aferrándonos a lo que llamamos fe, una fe individual y característica según la cultura o arquetipo al que miremos, siendo estos generalmente bastante extremos, nada sencillo, ya que lo que deberíamos hacer es vivir intensamente el presente y que se joda el infierno, o el cielo, o lo que sea que exista.

Supongo que lo ideal sería esperar lo mejor posible algo que para el ser humano es difícil de aceptar y para lo que en absoluto está preparado… la llegada de ‘La Parca’.

Vamos, venimos

por este valle de lágrimas,

y lloramos y reímos

y salvar queremos nuestras almas.

Nos odiamos, nos amamos,

intenciones buenas y malas,

no nos faltan…

Yo me debato en múltiples dicotomías buscando un punto de equilibrio. Luces y sombras, querer y no querer, ser o no ser, conocer o ignorar, llorar o reír, y a lo largo de los años la balanza se ha ido inclinando hacia el lado más tormentoso, una negativa y sombría pendiente debida a un desamor sufrido, también por haber sido objeto de inexplicables envidias, por no conocer aquello que algunos llaman suerte en la vida, anhelando una anonimia imposible de alcanzar, y cuando pienso en el final del camino andado, un fuerte sentimiento oscuro me estremece, me hace temblar, y brota de lo más profundo de mí una terrible sensación de vacío, un vacío que nunca quise, un vacío que nunca pude ocupar…


g-sayah


#últimaentregadelaserie#


Relato 201.0


79F1982C-D1E0-4954-9FE0-1FDD749E0CF1_4_5005_c


Después de casi cuatro meses la investigación entró en un callejón sin salida. Apenas si vio a Bryan en un par de ocasiones y como detective, había perdido la esperanza de encontrar al asesino de Javier.

Tomaba café en una tranquila y acogedora cafetería de Tribeca cuando su iPhone comenzó a vibrar. Su viejo amigo y compañero de la policía le dijo que estaban a punto de cerrar el caso, pero los acontecimientos se habían precipitado en las últimas horas.

El asesino, a pesar de que cometió el error de la sangre que les permitió localizar en su día el escenario principal del crimen y rastrear sus últimos pasos, había desaparecido, se había esfumado. Era como si no existiera, de ahí lo de archivar la historia, pero esa mañana apareció un cadáver en el Bronx que presentaba el mismo modus operandi…


g-sayah